La Verdad Sobre La Heroína

¿Qué es la Heroína?

heroin_booklet_es_ES

La heroína es una droga ilegal, altamente adictiva. La usan millones de adictos por todo el mundo que son incapaces de vencer la necesidad de seguir consumiendo esta droga cada día de sus vidas… sabiendo que si lo dejan de hacer, tendrán que enfrentarse al horror de retirarse de ésta.

La heroína (como el opio y la morfina) proviene de la resina de la planta de la amapola. La savia lechosa, como la del opio, primero se saca de la vaina de la flor de amapola. Este opio se refina hasta convertirse en morfina, luego se refina aun más convirtiéndola en diferentes formas de heroína.

Mayormente la heroína se inyecta, creando riesgos adicionales para el que la consume, quien se enfrenta al peligro de contraer SIDA o alguna otra infección además del dolor de la adicción.

“La heroína me alejó del resto del mundo. Mis padres me echaron. Ni mis amigos ni mis hermanos querían verme más. Estaba completamente sola”. — Susana

Los orígenes de la heroína

La heroína se elaboró por primera vez en 1898 por la compañía farmacéutica Bayer en Alemania y fue comercializada como un tratamiento para la tuberculosis así como remedio para la adicción a la morfina.
Un círculo vicioso

Durante los años de 1850, la adicción al opio se convirtió en un problema considerable en Estados Unidos. La “solución” fue suministrarles a los adictos al opio un sustituto menos potente y, supuestamente, “no adictivo”… la morfina. La adicción a la morfina pronto se convirtió en un problema aún mayor al de la adicción al opio.

De la misma manera que con el opio, el problema de la morfina fue tratado con otro sustituto “no adictivo”: la heroína, el cual probó ser aún más adictivo que la morfina. Con el problema de la heroína vino un sustituto “no adictivo” más, la droga ahora conocida como metadona. Ésta fue elaborada por primera vez en 1937 por un científico alemán en su búsqueda de un analgésico para la cirugía, fue exportada a los Estados Unidos donde se le dio el nombre comercial de “Dolfina” en 1947. La rebautizada metadona estaba pronto siendo utilizada ampliamente como un tratamiento para la adicción a la heroína. Desafortunadamente resultó ser más adictiva que la heroína.

Para finales de la década de los 90, el índice de mortalidad de los adictos a la heroína se estimaba que era veinte veces más alto que el resto de la población.

¿QUÉ ASPECTO TIENE LA HEROÍNA?

Créditos fotográficos: istock.com/Stephanie Horrocks

En su forma más pura, la heroína es un polvo blanco fino. Pero más a menudo se encuentra de color gris rosáceo, café o negro. La coloración viene de aditivos que se han usado para diluirla, que pueden incluir el azúcar, la cafeína u otras substancias. La heroína de la calle a veces se “corta” con estricnina.1 u otros venenos. Los diversos aditivos no se disuelven completamente y cuando se inyectan dentro del cuerpo pueden obstruir los vasos sanguíneos que van a los pulmones, los riñones o el cerebro. Esto en sí puede causar la infección o destrucción de órganos vitales.

El consumidor que compra heroína en la calle nunca sabe el potencial real de la droga que hay en ese paquete en particular. Por lo tanto, los consumidores se encuentran en riesgo constante de una sobredosis.

La heroína puede ser inyectada, fumada e inhalada por la nariz. La primera vez que se usa, la droga crea una sensación de estar “volando”. Una persona puede sentirse extrovertida, capaz de comunicarse fácilmente con otros y puede experimentar una sensación de mejor desempeño sexual… pero no por mucho tiempo.

La heroína es altamente adictiva y dejarla es extremadamente doloroso. La droga debilita rápidamente el sistema inmunológico, dejándolo a uno finalmente enfermizo, extremadamente delgado y huesudo y por último, muerto.

   1. estricnina: un estimulante usado en el veneno para ratas, que provoca convulsiones violentas y es mortal.

NOMBRES CALLEJEROS

HEROÍNA

Azúcar negra

Bonita

Brea

Caballo

Chiva

Gato

H

Harpón

Polvo Blanco

 

ESTADÍSTICAS INTERNACIONALES

  • Se estima que unos 13,5 millones de personas en el mundo toman opiáceos (drogas similares al opio), incluyendo 9,2 millones que consumen heroína.
  • En 2007, el 93% de los suministros mundiales de opio provenían de Afganistán. (El opio es la materia prima para el abastecimiento de la heroína). Su valor total de exportación era de unos 4 mil millones de dólares, de los cuales casi tres cuartos se iba a los traficantes. Aproximadamente un cuarto iba a los granjeros de opio afganos.
  • La Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas y Salud de 2007 informó que existían 153 mil consumidores de heroína en los Estados Unidos ese año. Otras estimativas arrojan cifras tan altas como 900.000 consumidores.
  • Los opiáceos, principalmente la heroína, estuvieron presentes en cuatro de cada cinco muertes relacionadas con drogas en Europa, de acuerdo al informe de 2008 del Centro Europeo de Control de Drogas y de Adicción a las Drogas.
  • Los opiáceos, principalmente la heroína, figuraban en el 18% de las admisiones para tratamientos de drogas y alcohol en los Estados Unidos.

Desde el día que comencé a usarla, nunca paré. A la primera semana ya había pasado de inhalarla por la nariz a inyectármela. Al mes ya era adicto a ella, gastándome todo mi dinero. Vendí todo lo que poseía de valor y al final todas las posesiones de mi madre. Al año, lo había perdido todo.

Vendí mi coche, perdí mi trabajo, me echaron de casa de mi madre, tenía una deuda en tarjetas de crédito de 25 mil dólares y vivía en las calles de Camden, Nueva Jersey. Mentí, robé, engañé.

“Fui violada, golpeada, asaltada, maltratada, arrestada, no tenía casa, estaba enferma y desesperada. Sabía que nadie podía vivir así por mucho tiempo, y supe que la muerte era inminente. Y de cualquier manera, la muerte era mejor que vivir como una yonqui”. — Miriam

LOS EFECTOS DESTRUCTIVOS DE LA HEROÍNA

Las drogas dan como resultado la muerte. Si tú no haces algo para salir de ellas vas a terminar muerto. Ser un adicto a las drogas es como estar preso. Al principio, piensas que las drogas son tus amigas (puede parecer que te ayudan a escapar de las cosas o de los sentimientos que te molestan). Pero pronto encontrarás que te levantas por las mañanas pensando solamente en las drogas.

“Estás todo el día buscando o consumiendo drogas. Vas colocado toda la tarde. Por la noche tomas heroína para poder dormir. Y sólo vives para eso. Estás en una prisión. Te das cabezazos contra la pared, sin parar, pero no llegas a ninguna parte. Al final, tu prisión se vuelve tu tumba”. — Sabrina

DAÑO INMEDIATO: Los efectos iniciales de la heroína incluyen una oleada de sensaciones: una “euforia”. A esto normalmente le acompaña un sentimiento de calor en la piel y la boca seca. Algunas veces, la reacción inicial puede incluir vómito o picor fuerte.

Después de que estos efectos iniciales se desvanecen, el consumidor sufre mareos durante algunas horas. Las funciones básicas del cuerpo tales como la respiración y el ritmo cardíaco se vuelven más lentos.

En las siguientes horas en que los efectos de las drogas han disminuido, el cuerpo del adicto empieza a desear más. Si no obtiene otra dosis, empezará a experimentar el síndrome de abstinencia. El síndrome de abstinencia incluye los severos síntomas mentales y físicos que se presentan si no se le da al cuerpo otra vez una dosis de heroína. Los síntomas del síndrome de abstinencia incluyen inquietud, molestias y dolores de huesos, diarrea, vómito y fuerte malestar.

El “colocón” intenso que busca un drogadicto dura sólo algunos minutos. En un uso prolongado, necesitará aumentar la cantidad de droga sólo para sentirse “normal”.

EFECTOS A CORTO PLAZO:

EFECTOS A LARGO PLAZO:

La abstinencia a la heroína es una experiencia terrible que empieza a torturar al cuerpo a las pocas horas de la última dosis. Créditos fotográficos: istock.com/Peeter Viisimaa

Los efectos en el cuerpo por el consumo prolongado de esta droga son muy destructivos. Las inyecciones frecuentes pueden causar que las venas colapsen y pueden llevar a infecciones en las arterias y en las válvulas del corazón. Tuberculosis.1 puede tener lugar debido a una condición general no óptima del cuerpo. La artritis es otro de los resultados a largo plazo de la adicción a la heroína.

El estilo de vida de un adicto, donde los consumidores de heroína normalmente comparten agujas, puede conducir a contraer SIDA así como otras enfermedades contagiosas. Se estima que de los 35 mil casos anuales de infección de la nueva hepatitis C2 (enfermedad del hígado) en los Estados Unidos, más del 70% se debe a consumidores de drogas que comparten agujas.

 

Los abscesos por el uso de jeringuillas marcan el cuerpo de un adicto de 16 años Créditos fotográficos: Departamento del Tesoro de EE.UU., Oficina de Narcóticos/adicto a la heroína

Los abscesos por el uso de jeringuillas marcan

el cuerpo de un adicto de 16 años Créditos fotográficos:

Departamento del Tesoro de EE.UU., Oficina de Narcóticos/adicto a la heroína

 

 

LOS EFECTOS A LARGO PLAZO INCLUYEN

  • Deterioro de los dientes
  • Inflamación de las encías
  • Estreñimiento
  • Sudores fríos
  • Picor
  • Debilitamiento del sistema inmunológico
  • Coma
  • Enfermedades respiratorias
  • Debilidad muscular, parálisis parcial
  • Capacidad sexual reducida e impotencia sexual a largo plazo en los hombres
  • Alteración del periodo menstrual en mujeres
  • Incapacidad para alcanzar un orgasmo (hombres y mujeres)
  • Pérdida de memoria y de capacidad mental
  • Introversión
  • Depresión
  • Abscesos en la cara
  • Pérdida del apetito
  • Insomnio
“La gente cree que la heroína es lo mejor, pero pierdes todo: el trabajo, tus padres, los amigos, la confianza, tu hogar. Mentir y robar se vuelven un hábito. Ya no respetas a nadie ni a nada”.— Pedro
1.tuberculosis: una enfermedad infecciosa que afecta los pulmones y otros órganos.

“SÓLO LA VOY A PROBAR UNA VEZ”

Advertencia: Inclusive una sola dosis de heroína puede conducir a una persona al camino de la adicción.

Muchas personas prueban la heroína pensando: “Sólo la voy a probar una o dos veces. Siempre puedo dejarla”. Pero aquellos que inician ese camino encuentran casi imposible regresar. Considera las palabras de Sam, un adicto de 15 años: “Cuando te la inyectas por primera vez, probablemente vomitarás y te sentirás asqueado, pero pronto la volverás a probar. Se aferrará a ti como si fuera un amante obsesionado. La euforia de la dosis y la forma en la que la desearás más, es como si te estuvieran quitando el aire… así es como te atrapará”.

La amenaza de una adicción no es la peor consecuencia de experimentar con la heroína. Jim tenía 21 años y normalmente pasaba las tardes tomando cerveza con sus amigos. Él ya había probado la heroína así que cuando los amigos le ofrecieron una raya para inhalar él aceptó. Quince minutos después de haberla inhalado, se desmayó, y luego cayó en un profundo estado de coma que duró más de dos meses. Hoy, está confinado a una silla de ruedas, incapaz de escribir, casi sin poder leer. Los sueños y aspiraciones que una vez tuvo se han ido.

EL “LOOK” DE LA HEROÍNA

Es lamentablemente irónico que Davidé Sorrenti (arriba) el fotógrafo de modas cuyo trabajo era sinónimo de “la heroína es chic”, murió de sobredosis de heroína a los veinte años. Créditos fotográficos: cortersía de Francesca Sorrenti

Hace tiempo la heroína asustaba a las personas. Recientemente, algunas personas han tratado de mostrar el uso de la heroína como algo “de moda”.

En la década pasada, el “look de un adicto a la heroína” (expresión en blanco, tez como de cera, ojeras, mejillas hundidas, excesivamente delgado, pelo grasoso), se promocionaba en revistas famosas y en círculos de la moda como algo “chic”.

Así como las estrellas de Rock ayudaron a popularizar el LSD durante los años 60, actualmente algunos diseñadores de moda, fotógrafos y gente de la industria de la publicidad han influido en una generación entera de jóvenes, al mostrar en revistas y videos musicales que el consumo de la heroína es algo “de moda” e inclusive algo deseable.

Es lamentablemente irónico que Davidé Sorrenti (arriba) el fotógrafo de modas cuyo trabajo era sinónimo de “la heroína es chic”, murió de sobredosis de heroína a los veinte años.

UNA CUESTA MUY RESBALADIZA

Algunos niños fuman cigarros y toman alcohol cuando aún son demasiado pequeños. Para cuando terminen el instituto, casi el 40% de todos los adolescentes ya habrá probado la marihuana. Algunos después pasan a substancias más adictivas.

No podemos asumir que todos los niños que hoy en día fuman marihuana se convertirán en adictos a la heroína el día de mañana. Pero existe el peligro. Y los estudios a largo plazo sobre los estudiantes de instituto muestran que pocos jóvenes prueban otras drogas sin haber probado antes la marihuana. Una vez que una persona ya no puede alcanzar la “euforia” inicial que busca, empieza a incrementar el consumo de drogas o a buscar algo más fuerte.

ENFRENTEMOS LA REALIDAD

Los niños cada vez tienen más y más contacto con drogas ilegales.

La Encuesta Nacional sobre el Uso de las Drogas y la Salud de 2007, en Estados Unidos, reveló que más del 9,5% de los adolescentes entre 12 y 17 años de edad eran consumidores de drogas ilegales. En 2008, el Centro Nacional de la Adicción y Abuso de Substancias en la Universidad de Colombia informó que el consumo diario de marihuana entre los estudiantes universitarios se había duplicado, y el uso de cocaína y heroína también estaba subiendo.

De acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen, se calcula que en 2008, 16 millones de personas en el mundo usaron opiáceos: opio, morfina, heroína y opiáceos sintéticos.

LA NUEVA CARA DE LA HEROÍNA

Es obsoleta la imagen de un adicto a la heroína joven y apático, tirado en un callejón mugriento y oscuro. Hoy en día, el joven adicto puede tener 12 años, jugar con videojuegos y disfrutar de la música de su generación. Puede parecer inteligente, con estilo y no mostrar ninguna de las marcas comunes que deja el consumo de la heroína, como las marcas de jeringas en el brazo.

Debido a que está disponible en varias formas para facilitar su consumo y para que sea más barato, hoy en día la heroína es más atractiva que nunca. Entre 1995 y 2002, el número de adolescentes de 12 a 17 años en Estados Unidos que consumieron heroína en algún momento de su vida aumentó en un 300%.

Un joven que podría pensar dos veces en usar una jeringuilla, puede estar más dispuesto a fumar o a inhalar la misma droga. Pero esto es falsamente tranquilizador y podría dar la idea de que existe menos riesgo. La realidad es que la heroína en todas sus formas es peligrosa y adictiva.

QUESO DE HEROÍNA

Una droga altamente adictiva conocida como “queso de heroína” es una mezcla de heroína mexicana de alquitrán negro (se le llama “alquitrán negro” por su color) y medicamentos para la gripe de los que se venden sin receta, tales como el Tylenol PM.

La droga cuesta solamente un par de dólares la dosis y niños tan jóvenes como de 9 años, enganchados con el queso de heroína, son llevados de inmediato a las salas de urgencias de los hospitales por el síndrome de abstinencia a la heroína.

La combinación de las dos drogas puede causar que las funciones vitales del cuerpo tales como la respiración y los latidos del corazón disminuyan y provoque la muerte. Desde 2004, el queso de heroína ha sido responsable de al menos cuarenta muertes en el norte de la región de Texas, de acuerdo a las autoridades locales.

LO QUE TE DIRÁN LOS TRAFICANTES

Cuando se encuestó a adolescentes para averiguar por qué habían empezado a consumir drogas, el 55% contestó que fue debido a la presión de sus amigos. Ellos querían ser “guays” y populares. Los traficantes saben esto.

Se te acercan como un amigo y ofrecen “ayudarte” con “algo para animarte”. La droga te “ayudará a integrarte” o “ser guay”.

Los traficantes, motivados por las ganancias que obtienen, dirán cualquier cosa para que compres sus drogas. Ellos te dirán que “la heroína hará de tu vida una fiesta” y “que será el mejor colocón”.

A ellos no les importa si las drogas arruinan tu vida mientras que a ellos se les pague. Todo lo que les importa es el dinero. Antiguos traficantes han admitido que veían a sus compradores como “peones en un juego de ajedrez”.

Conoce los hechos acerca de las drogas. Toma tus propias decisiones.