La Verdad Sobre El Éxtasis

¿Bailando con la muerte?

ecstasy_booklet_es

El éxtasis es ilegal. LA FDA (Administración de Alimentos y Drogas) de Estados Unidos, la clasifica como una droga de primer nivel, una clasificación reservada para las substancias peligrosas que no tienen un uso médico reconocido. Otras drogas con esa clasificación son: la heroína y el LSD. Las sanciones por posesión, entrega y manufactura del éxtasis pueden incluir sentencias que van desde cuatro años de cárcel hasta cadena perpetua, y multas que van desde 250.000 dólares hasta los 4 millones de dólares dependiendo de la cantidad de droga que tengas en tu poder.

Trágicamente, el éxtasis es una de las drogas más populares entre la juventud de hoy. La oficina de las Naciones Unidas que investiga lo relacionado a las Drogas y el Crimen estimó que más de 9 millones de personas por todo el mundo han consumido esta droga. La gran mayoría de los consumidores son adolescentes y jóvenes adultos.

Mezclado con el alcohol, el éxtasis es extremadamente peligroso y puede, de hecho, ser mortal. Se ha extendido tanto el daño de esta “droga de moda” que los incidentes en las salas de urgencia se han disparado más de un 1.200% desde que el éxtasis se volvió la “droga de la disco” elegida para todos los centros nocturnos y fiestas rave*. * Rave: un estilo de música electrónica de alta velocidad que suena en fiestas con una gran aglomeración de gente. Proviene del antiguo alemán reven que significa “estar sin sentido”.

¿Quieres irte realmente de fiesta?

Nikki era como muchos de los que van a fiestas rave. Deseaba escapar de sus problemas y pasar un buen rato, ella planeó estar de fiesta toda la noche con algunos amigos. Uno de ellos tenía una botella de éxtasis líquido en su coche, de modo que todos ellos decidieron tomar un poco. Pronto la droga comenzó a tomar el control. Nikki bailó y bailó y bailó, dejándose llevar más allá de sus límites habituales. Como dijo más tarde en un informe policial uno de sus amigos: “Nikki no sentía nada”.

A la mañana siguiente, Nikki estaba muerta. La causa: envenenamiento por droga (éxtasis).

Podrías pensar: “pero eso no me va a pasar a mí”. Tal vez no, pero, ¿realmente quieres arriesgarte?

“En una fiesta rave, vi a un chico que había estado consumiendo éxtasis y repetía durante horas: ‘soy una naranja, no me peles, soy una naranja no me peles’. Y otro chico pensaba que era una mosca y no dejaba de golpear su cabeza contra la ventana”. — Liz

¿QUÉ ES EL ÉXTASIS?

CRÉDITOS FOTOGRÁFICOS: stockxpert.com  El éxtasis fue desarrollado originalmente por la compañía farmacéutica Merck en 1912. En su forma original era conocido como “MDMA”. Fue usado en 1953 por el ejército de EE.UU. como tests psicológicos en el combate, y después resurgió en la década de los 60 como un medicamento psicoterapéutico para “disminuir inhibiciones” No fue sino hasta la década de los años 70 que el MDMA se comenzó a usar como droga en las fiestas.

A principios de la década de los 80, el MDMA se promovía como “lo más reciente en la continua búsqueda de la felicidad a través de la química”, y la “droga de moda” para muchas fiestas de fin de semana. Siendo aún legal en 1984, el MDMA se vendía bajo el nombre comercial de “éxtasis”, pero en 1985 se prohibió el uso de la droga en los Estados Unidos debido a preocupaciones de seguridad.

Desde finales de la década de 1980, el éxtasis se ha vuelto un término de “marketing” del que se aprovechan los traficantes de drogas vendiéndolas como drogas de “tipo éxtasis” cuando pueden contener, de hecho, muy poco o nada de MDMA en absoluto. Y aunque el MDMA en sí puede producir efectos perjudiciales adversos, lo que hoy se llama éxtasis puede contener una amplia mezcla de sustancias, desde LSD, cocaína, heroína, anfetaminas y metanfetamina, hasta veneno para ratas, cafeína, sustancias para desparasitar perros, etc. A pesar de los bonitos logotipos que ponen los vendedores en las pastillas, esto es lo que hace que el éxtasis sea particularmente peligroso, un consumidor de la droga realmente nunca sabe qué está tomando. Los peligros aumentan cuando los consumidores incrementan la dosis buscando una subida previa, sin saber que pueden estar tomando una combinación de drogas enteramente diferente.

El éxtasis por lo general viene en forma de pastilla pero también se puede inyectar y tomarse de otras maneras. El éxtasis líquido está hecho realmente de GHB, un depresivo del sistema nervioso que también se puede encontrar en los productos para desatascar, limpiadores para los suelos y disolventes desengrasantes.

NOMBRES CALLEJEROS

ÉXTASIS

Abrazo

Adán

Amores

Claridad

Eva

Droga del abrazo

Droga del amor

E

Pastis

Hielo

Sonrisa

Tacha

X

XTC

¿SUEÑO O PESADILLA?

De acuerdo al Estudio Nacional sobre consumidores de drogas y salud en el 2007, se estima que 12,4 millones de estadounidenses de 12 años y más, probaron el éxtasis al menos una vez en su vida, representando el 5% de la población que tiene esa edad en los Estados Unidos.

Los resultados de la encuesta de 2007 indicaron que 2,3% de los estudiantes de octavo grado, el 5,2% de los estudiantes de décimo grado y el 6,5% de los alumnos del último grado han probado el éxtasis al menos una vez.

El 92% de aquellos que comienzan a usar el éxtasis después se pasan a otro tipo de drogas como marihuana, anfetaminas, cocaína y heroína.

LA PASTILLA DEL AMOR, FUERA MÁSCARAS.

Al éxtasis se le llama comúnmente “la pastilla del amor” porque agudiza las percepciones de color y sonido y supuestamente amplifica las sensaciones cuando uno toca o acaricia a otro, particularmente durante el sexo.

Pero el éxtasis a menudo contiene alucinógenos, los cuales son drogas que actúan sobre la mente y causan que la gente vea o sienta cosas que no están realmente ahí. Los alucinógenos pueden lanzar a una persona hacia una experiencia espeluznante o triste del pasado, en donde él o ella se quedan atorados y ni siquiera se dan cuenta.

La imagen del éxtasis como “pastilla del amor” es una de las muchas mentiras que se divulgan sobre la droga.

El éxtasis es dañino emocionalmente y los consumidores por lo general sufren de depresión, confusión, ansiedad severa, paranoia.1, comportamiento psicótico y otros problemas psicológicos.

“Las fiestas rave.2 están bien, siempre y cuando no consumas éxtasis. Pero tan pronto como empieces, pensarás que las personas que te aconsejan que lo dejes son idiotas. Comienzas a creer que has encontrado algo maravilloso y que los demás no deberían decirte lo contrario. Cuando te empieza a gustar el éxtasis, es demasiado tarde: estás hundido”. — Mario

1. paranoia: sospecha, desconfianza o miedo a otras personas.

2. rave: un estilo de música electrónica de alta velocidad que suena en fiestas con una gran aglomeración de gente. Proviene del antiguo alemán        reven que significa “estar sin sentido”.

 

CONSECUENCIAS POR CONSUMIR ÉXTASIS

El éxtasis encubre las señales de alarma que da el cuerpo. Como resultado, después de tomar la droga, una persona se arriesga más allá de sus limitaciones físicas y de aguante. Por ejemplo, una persona que está bajo el efecto del éxtasis puede no darse cuenta que ha subido demasiado su temperatura y puede desmayarse o hasta morir de hipertermia.

Un estudio hecho por el Centro de Investigación para el Trabajo Social de la Universidad de Texas, encontró que los efectos a largo plazo del éxtasis que se han informado con más frecuencia incluyen depresión y reducción de la capacidad de concentración. Los investigadores también encontraron que el uso continuo de éxtasis también está asociado con trastornos del sueño, del estado de ánimo y de ansiedad; temblores y espasmos; así como problemas de memoria.

“Afortunadamente, estoy viva, pero me quedan los días, meses y años después del trauma. Tendré que afrontar todo lo que me ocasionó por el resto de mi vida… lo he experimentado todo; cualquier cosa que puedas imaginar. Depresión, ansiedad, estrés, pesadillas recurrentes por la noche y horribles dolores de cabeza, son algunas de las cosas que me afectaron después de que tomé éxtasis. Estuve a punto de morir. Sólo hizo falta una noche, unas pocas pastillas de éxtasis, y beber alcohol. Esta droga es realmente fatal, y en verdad doy las gracias por estar viva. No puedo describir lo difícil que es hacer frente a estas pesadillas todo el tiempo. Me despierto empapada en sudor y dando gracias a Dios, y estar tan agradecida de que no es más que otra pesadilla. Rezo por el día en que las pesadillas desaparezcan… Ninguna droga merece la pena por el efecto o la euforia”. — Maria

EFECTOS A CORTO PLAZO:

  • Discernimiento deteriorado
  • Sentido falso del afecto
  • Confusión
  • Depresión
  • Insomnio
  • Ansiedad severa
  • Paranoia
  • Ansiedad por la droga
  • Tensión muscular
  • Desmayos y escalofríos o hinchazón
  • Apretar los dientes de forma involuntaria
  • Visión borrosa
  • Náuseas

EFECTOS A LARGO PLAZO

  • Daños cerebrales de larga duración que afectan al pensamiento y la memoria
  • Daño a porciones del cerebro que regulan las funciones críticas tales como el aprendizaje, el sueño y las emociones
  • Es como si el centro de control del cerebro se hubiera roto en pedazos, y entonces se hubiera conectado al revés
  • Degeneración de las ramificaciones y terminaciones nerviosas
  • Depresión, ansiedad, pérdida de la memoria
  • Insuficiencia renal
  • Hemorragias
  • Psicosis
  • Colapso cardiovascular 1
  • Convulsiones
  • Muerte

1. cardiovascular: relacionado con el corazón y el sistema circulatorio

¿ME PUEDO VOLVER ADICTO AL ÉXTASIS?

¿El éxtasis es adictivo? Muchos creen que sí. Pero inclusive si el consumidor no se vuelve adicto, existen cuatro peligros muy reales:

PELIGRO N.º 1: En 1995, menos del 10% de las pastillas de éxtasis en el mercado eran de MDMA puro. El consumidor de éxtasis de hoy en día está tomando, por lo general, una mezcla de una variedad de drogas, y generalmente de sustancias tóxicas.

PELIGRO N.º 2: Uno debe incrementar continuamente la cantidad de droga que consume para poder sentir los mismos efectos. Los consumidores dicen que el efecto del éxtasis se reduce enormemente después de la primera dosis. Y conforme alguien toma más cantidad de la droga, los efectos negativos también aumentan.

Ya que el efecto deseado al consumir la droga se reduce, la persona por lo general prueba, entonces, otras drogas que son aún más peligrosas.

PELIGRO N.º 3: Los consumidores sienten que a veces necesitan usar otro tipo de drogas, tales como la heroína o la cocaína para ayudar a soportar los sufrimientos físicos y mentales que resultan después del “bajón” del éxtasis; el 92% de aquellos que consumen éxtasis también abusan de otras drogas aún más fuertes.

PELIGRO N.º 4: La idea falsa de que una persona sólo se siente bien con el éxtasis lleva a un deseo de tomarlo más seguido que sólo en fiestas rave y techno; como cualquier otra droga estimulante, la gente continúa tomando éxtasis a pesar de experimentar efectos desagradables.

“Oigo a mucha gente hablar sobre el éxtasis, llamándola una droga divertida, inofensiva. Todo lo que puedo pensar es: ‘si tan sólo ellos supieran’.

En cinco meses, pasé de vivir de alguna manera responsable mientras perseguía mi sueño, al de una persona a quien no le importaba absolutamente nada; y mientras más me drogaba, me hundía más profundamente en un lugar oscuro, un lugar desolado. Cuando lograba dormir, tenía pesadillas y espasmos. Tenía la piel pálida, la cabeza tambaleante y principios de paranoia, pero ignoraba todo, pensando que era normal. Hasta que una noche pensé que me estaba muriendo.

El éxtasis se llevó mi fuerza, mi motivación, mis sueños, mis amigos, mi apartamento, mi dinero y más que nada, se llevó mi cordura. Me preocupo sobre mi futuro y sobre mi salud todos los días. Tengo muchas montañas frente a mí, pero pretendo seguir escalándolas porque soy una de esas afortunadas”. — Juan

INFORMACIÓN CIENTÍFICA

“El éxtasis me volvió loca. Un día mordí un vaso como si estuviera mordiendo una manzana. Tuve que tener la boca llena de pedazos de vidrio para darme cuenta de lo que me estaba pasando. Otro día estuve rompiendo trapos con los dientes durante una hora”. — Ann(Créditos fotográficos: stockxpert.com, Bigstockphoto)

Se han realizado muchos estudios sobre el éxtasis. Éstos muestran que:

1. Tomar éxtasis puede causar insuficiencia hepática, como en el caso de la chica de 14 años de edad que falleció debido a esto, a pesar de los esfuerzos de los doctores para salvarla con un trasplante de hígado.

2. El éxtasis a veces se mezcla con sustancias tales como el veneno para ratas.

3. Jóvenes han muerto de deshidratación, agotamiento y ataque cardiaco como resultado de un consumo excesivo de éxtasis.

4. El éxtasis puede causar insuficiencia renal, hepática y daño cerebral; que incluye lesiones permanentes (daños) a la corteza cerebral.

5. Inclusive una pequeña cantidad de éxtasis puede ser suficientemente tóxico como para envenenar el sistema nervioso y causar daños irremediables.

 

MÁS ALLÁ DE LAS ESTRATEGIAS PUBLICITARIAS SOBRE LAS DROGAS.

La imagen “positiva” de las drogas proviene, mayormente, de que se les ha dotado de glamour en las películas y la música.

Cuando una nueva sustancia aparece en el mercado por primera vez, rara vez se la considera peligrosa hasta mucho después de que el daño se hace evidente. Para entonces el daño ya se ha hecho, y la idea falsa de que la droga es “inofensiva” ya se ha aceptado ampliamente.

El éxtasis ha estado sujeto a propaganda a bombo y platillo. Como dijo un portavoz de los medios de comunicación: “Es casi como si un audaz mago del marketing apareciera con una campaña para ello”.

LO QUE TE DIRÁN LOS TRAFICANTES

Cuando se encuestó a adolescentes para averiguar por qué habían empezado a consumir drogas, el 55% contestó que fue debido a la presión de sus amigos. Ellos querían ser geniales y populares. Los traficantes lo saben.

Se te acercan como un amigo y ofrecen “ayudarte” con “algo para animarte”. La droga te “ayudará a integrarte” o “ser popular”.

Los traficantes, motivados por las ganancias que obtienen, dirán cualquier cosa para que compres sus drogas.

Te dirán que si tomas éxtasis, “puedes estar con muchas chicas”.

No les importa si las drogas arruinan tu vida mientras a ellos se les pague. Todo lo que les importa es el dinero. Antiguos traficantes han admitido que veían a sus compradores como “peones en un juego de ajedrez”.

Obtén la realidad sobre las drogas y toma tu propia decisión.

LA VERDAD SOBRE LAS DROGAS

La respuesta verdadera es conocer los hechos reales y no consumir drogas en primer lugar.

Las drogas son esencialmente venenos. La cantidad que se consume determina su efecto.

Una pequeña cantidad actúa como estimulante (te acelera). Una cantidad mayor, actúa como un sedante (te entorpece). Una cantidad aún mayor puede envenenar y matar a la persona.

Esto es cierto para cualquier droga. Sólo la cantidad requerida para alcanzar el efecto varía.

Pero muchas drogas tienen otro riesgo: afectan directamente a la mente. Pueden distorsionar la percepción del consumidor de qué está ocurriendo alrededor de él o de ella. Como resultado, las acciones de la persona pueden ser extrañas, irracionales, inapropiadas y hasta destructivas.

Las drogas bloquean todas las sensaciones, tanto las deseadas como las no deseadas. Así que, mientras proporcionan ayuda a corto plazo aliviando el dolor, también anulan la habilidad, la lucidez y nublan tu capacidad de pensar.

Los medicamentos son drogas que pretenden acelerar, desacelerar o cambiar la manera en que el cuerpo está funcionando, tratando de hacerlo funcionar mejor. Algunas veces son necesarios. Pero aún así, no dejan de ser drogas: actúan como estimulantes o sedantes, y demasiada cantidad puede matarte. Así que, de acuerdo a lo anterior, si no usas los medicamentos como se supone que deben ser usados, pueden ser tan peligrosos como las drogas ilegales. La verdadera respuesta es obtener los hechos y no tomar drogas en primer lugar.