La Verdad Sobre El Alcohol.

¿Qué es el Alcohol?

alcohol_booklet_es_ES

Está clasificado como depresivo, lo que significa que disminuye las funciones vitales, lo que resulta en lenguaje mal articulado, inestabilidad de movimiento, percepciones alteradas e incapacidad para reaccionar con rapidez.

En cuanto a la forma en que afecta a la mente, el alcohol se comprende mejor si se ve como una droga que reduce la capacidad de la persona para pensar de forma racional y distorsiona su capacidad de juicio.

page01-image01-what-is-alcohol_es_ES

Aunque se clasifica como depresivo, la cantidad de alcohol que se consume determina el tipo de efecto que tiene. Mucha gente bebe por el efecto estimulante, como en el caso de una cerveza o un vaso de vino que se toman “para animarse”. Pero si una persona consume más de lo que el cuerpo puede tolerar, entonces experimentará el efecto depresivo del alcohol. Empezará a sentirse “estúpido” o perderá coordinación y control.

Una sobredosis de alcohol provoca efectos depresivos mucho más severos (incapacidad para sentir dolor, intoxicación que obliga al organismo a vomitar el veneno, y finalmente inconsciencia o, peor aún, coma o muerte provocada por una grave sobredosis tóxica). Estas reacciones dependen de la cantidad de alcohol que se consuma y de la rapidez con que se consuma.

Existen diferentes tipos de alcohol. El alcohol etílico (etanol) es el único que se utiliza en las bebidas. Se produce por la fermentación de cereales y frutas. La fermentación es un proceso químico mediante el cual la levadura actúa sobre ciertos ingredientes que se encuentran en los alimentos, creando alcohol.

 CONTENIDO DE ALCOHOL

Las bebidas fermentadas, como la cerveza y el vino, contienen desde un 2% hasta un 20% de alcohol. Las bebidas destiladas, como los licores, contienen entre un 40% y un 50% de alcohol o a veces más. El contenido habitual de alcohol de las siguientes bebidas es:

page04-image01-alcohol-content_es_ES

Cerveza de 2 al 6% de alcohol
Sidra de 4 a 8% de alcohol
Vino de 8 a 20% de alcohol
Tequila 40% de alcohol
Ron 40% o más de alcohol
Brandy 40% o más de alcohol
Ginebra de 40 a 47% de alcohol
Whisky de 40 a 50% de alcohol
Vodka de 40 a 50% de alcohol
Licores de 15 a 60% de alcohol

BEBER Y CONDUCIR

page05-image01-drinking-alcohol-and-driving_es_ES

El riesgo de que un conductor que se encuentra bajo los efectos del alcohol muera en un accidente automovilístico, es al menos once veces mayor que el riesgo de los conductores que no tienen alcohol en su organismo.

Para la mayoría de la gente, estas son sólo estadísticas, quizás son impactantes, pero son sólo estadísticas. No obstante, para las familias y los amigos de quienes murieron como resultado de que un adolescente condujera ebrio, cada cifra representa una pérdida trágica.

El alcohol distorsiona las percepciones y el discernimiento de las personas. La gente que se encuentra bajo los efectos del alcohol no tiene problemas para admitir que su tiempo de reacción es menor que cuando no ha bebido. Además, corren muchos riesgos que nunca tendrían si estuvieran sobrios. A menudo, esos riesgos son fatales.

COMPRENDIENDO COMO EL ALCOHOL AFECTA AL CUERPO

El alcohol se absorbe en la sangre a través de pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en las paredes del estómago y el intestino delgado. Minutos después de ingerir el alcohol, este viaja del estómago al cerebro, donde rápidamente produce su efecto, retrasando la acción de las células nerviosas.

Aproximadamente el 20% del alcohol se absorbe a través del estómago. La mayor parte del 80% restante se absorbe a través del intestino delgado.

Además, la sangre lleva el alcohol al hígado, el cual lo elimina de la sangre mediante la “metabolización”, un proceso mediante el cual se convierte en una sustancia no tóxica. El hígado sólo puede metabolizar cierta cantidad de alcohol a la vez, dejando el exceso en circulación en todo el cuerpo. Es por esto que la intensidad del efecto del alcohol en el cuerpo es directamente proporcional a la cantidad de alcohol que se consume.

Cuando la cantidad de alcohol en la sangre excede cierto nivel, el sistema respiratorio se vuelve muy lento (el ritmo de la respiración disminuye marcadamente), y puede causar un estado de coma o la muerte, debido a que el oxígeno ya no llega al cerebro.

JÓVENES O ADULTOS. ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

page06-image01-alcohol-affects-the-body_0_es_ES

Una persona joven no tolera el alcohol de la misma forma en que puede hacerlo un adulto.

La bebida es más dañina para los adolescentes que para los adultos, ya que durante la adolescencia y la juventud, el cerebro aún se encuentra en desarrollo. Beber durante este período crítico de crecimiento puede causar un daño permanente en la función cerebral, principalmente en lo relacionado con la memoria, las habilidades motoras (habilidades para moverse) y la coordinación.

De acuerdo con una investigación, los jóvenes que empezaron a beber antes de los 15 años tienen cuatro veces mas posibilidades de desarrollar una dependencia al alcohol que aquellos que comenzaron a beber a los 21 años.

Para algunos jóvenes como Samantha, la bebida parece ser una solución para los problemas que no quiere confrontar.

“Cuando tenía 13 años, mis amigos se burlaban de mí si no tomaba una bebida. Me dejé llevar porque era más fácil unirse al grupo. Yo era muy infeliz y sólo bebía para escapar de mi vida.

Salía cada vez menos y por eso empecé a perder a mis amigos, y cuanto más sola me sentía, más bebía.

Era violenta y estaba fuera de control. Nunca supe lo que estaba haciendo. Estaba haciendo trizas a mi familia”. 

Expulsada de su casa a los 16 años, se convirtió en una indigente y comenzó a pedir limosna para comprar bebida. Después de años de abuso, los médicos le dijeron que su salud había sufrido un daño irreparable.

… tenía sólo 16 años pero mi hígado estaba seriamente dañado y estuve muy cerca de matarme debido a todo lo que estaba bebiendo”. — Adriana

¿QUÉ ES UNA BORRACHERA?

page08-image01-alcohol-binge-drinking_es_ES

Una borrachera es la práctica de consumir grandes cantidades de alcohol en un momento dado, habitualmente se define como consumir cinco o más bebidas en el caso de un hombre, o cuatro o más bebidas en el caso de una mujer.

Casi el 90% del alcohol que es consumido por jóvenes de menos de 21 años en Estados Unidos, es en forma de borracheras.

“Me emborrachaba cada vez que podía y para ser honesto estoy harto de mi mismo, pero no puedo controlar mi deseo de hacerlo… Si tomo demasiado o si consumo ciertas bebidas, me falta el aire y me lleno de manchas en todo el cuerpo, pero continúo bebiendo hasta que estoy tan exhausto que me quedo dormido… No estoy seguro de ser lo bastante fuerte como para renunciar a mi estupidez”. — Allen

Para cuando tenía más o menos 25 años, ya era adicto a la bebida.

Muchas de mis prioridades tenían que ver con la bebida, y todo lo demás venía en segundo lugar.

Comencé a darme cuenta de que cuando no tenía una bebida a mano, tenía una sensación de pánico y empezaba a temblar.

Si tenía que estar sin beber, empezaba a temblar y a sudar. No podría estar más de unas cuantas horas sin una bebida”. — Paul

El año pasado fui a trabajar borracha, me he desmayado en clubes y bares y no recuerdo cómo llegué a mi casa. De forma vergonzosa, me acosté con alguien y ni siquiera podía recordar que esa persona llegó a casa conmigo, hasta que nos encontramos cara a cara al día siguiente.

He destruido ya dos relaciones de pareja por la forma en que llegué a herir a mis parejas cuando estaba bajo el efecto del alcohol, pero le di prioridad a la bebida.

Mi familia está muy lastimada debido a que su hija se está matando sin una razón aparente”.
— Jaime

¿QUÉ ES EL ALCOHOLISMO O LA DEPENDENCIA DEL ALCOHOL?

page10-image01-alcoholism-and-alcohol-dependence_es_ES

La dependencia del alcohol (alcoholismo), consta de cuatro síntomas:

1.Ansiedad: una fuerte necesidad o compulsión de beber.

2.Pérdida de control: la incapacidad propia para limitar el consumo del alcohol en cualquier situación.

3.Dependencia física: síntomas de abstinencia como náuseas, sudores, temblores y ansiedad, se presentan cuando se interrumpe el consumo de alcohol después de un período en que se bebió en exceso.

Una dependencia grave puede llevar a la persona a presentar síntomas de abstinencia que ponen en peligro su vida, entre los cuales se encuentran las convulsiones, que empiezan entre ocho y doce horas después de la última bebida. El delirium tremens comienza de tres a cuatro días después cuando la persona presenta una agitación extrema, tiembla, alucina y pierde contacto con la realidad.

4.Tolerancia: la necesidad de beber grandes cantidades de alcohol para sentirse bien.

Alguien que bebe cada vez más, a menudo dirá que puede dejar de hacerlo en cualquier momento que lo decida; sólo que nunca “decide” hacerlo. El alcoholismo no es un destino,sino un trayecto, un largo camino de deterioro durante el cual la vida se vuelve cada vez más difícil.

“Cuando decidí dejar de beber, me di cuenta de que el alcohol se había adueñado de mi cuerpo de tal manera que no podía parar. Solía temblar como si me fuera a derrumbar, comenzaba a sudar y no podía pensar hasta que tomaba otra copa. No podía funcionar sin ella.

Pasé los siguientes 8 años entrando y saliendo de hospitales y clínicas de desintoxicación, tratando de entender qué me había sucedido, cómo era posible que no pudiera dejarlo. Fue la peor y más larga pesadilla que he tenido en mi vida”.— Ramón

ESTADÍSTICAS INTERNACIONALES

El alcohol mata a más adolescentes que todas las otras drogas combinadas. Es uno de los tres factores principales de causas de muerte entre los jóvenes de 15 a 24 años: accidentes, homicidios y suicidios.

page12-image01-alcohol-statistics_0_es_ES

1.Los jóvenes que beben son 7,5 veces más propensos a utilizar otras drogas ilegales y cincuenta veces más propensos a utilizar cocaína que los que nunca beben. Una encuesta demostró que el 32% de las personas mayores de 12 años que bebían en exceso, también consumían drogas ilegales.

2.Las muertes por accidentes de tráfico relacionadas con el alcohol en Estados Unidos fueron 12.998 en el 2007. Esto es tres veces más que los soldados norteamericanos que murieron en combate en los primeros seis años de la guerra de Irak. Cada año en Estados Unidos hay 1,4 millones de arrestos por conducir ebrio.

3.De acuerdo a un estudio, de los 490 millones de personas que viven en la Unión Europea, más de 23 millones son alcohólicos.

4.En Europa, el alcohol contribuye a casi uno de cada diez casos de enfermedad y muerte prematura cada año.

En el 2005, el 39% de todas las muertes por accidentes de tráfico tuvieron que ver con el alcohol.El 40% de los crímenes violentos ocurren estando bajo los efectos del alcohol.

EFECTOS A CORTO PLAZO

Dependiendo de la cantidad que se ingiera, y de la condición física del individuo, el alcohol puede causar:

page14-image01-alcohol-short-term-effects_es_ES

EFECTOS A LARGO PLAZO

Las borracheras y el consumo constante de alcohol en grandes cantidades están asociados a muchos problemas de salud, que incluyen:

page15-image01-alcohol-long-term-effects_es_ES

  • Lesiones no intencionales como choques automovilísticos, caídas, quemaduras y ahogamiento
  • Lesiones intencionales como heridas por arma de fuego, agresiones sexuales y violencia doméstica
  • Incremento de las lesiones en el trabajo y disminución de la productividad
  • Incremento en los problemas familiares, así como ruptura de relaciones
  • Intoxicación por alcohol
  • Alta presión arterial, derrame cerebral, y otras enfermedades relacionadas con el corazón
  • Enfermedades hepáticas
  • Daños a los nervios
  • Problemas de tipo sexual
  • Daños cerebrales permanentes
  • Deficiencia de vitamina B1, la cual puede llevar a un trastorno que se caracteriza por amnesia, apatía y desorientación
  • Úlceras
  • Gastritis (inflamación de las paredes del estómago)
  • Desnutrición
  • Cáncer de boca y garganta

“Mi adicción aumentaba a un ritmo constante y, antes de darme cuenta, me había convertido en una bebedora tanto matutina como vespertina.

Decidí dejar de beber. Me quedé despierta casi toda esa noche, y al mediodía siguiente me dolían todos los huesos del cuerpo. Cegada por el pánico, de los nervios me serví un vaso lleno de ginebra, mis manos temblaban de forma tan violenta que derramé la mitad de la botella. A medida que bebía, pude sentir cómo la agonía se aliviaba de forma gradual. Entonces, finalmente supe la terrible verdad: estaba enganchada a la bebida. Y no podía dejarla”.
— Andrea

LAS VÍCTIMAS MÁS JÓVENES

page16-image01-alcohol-related-birth-defects_es_ES

Cuando las mujeres embarazadas consumen alcohol, éste entra en la corriente sanguínea, pasa a través de la placenta y entra en el feto (el niño no nato).
 El alcohol puede dañar a un feto en cualquier etapa del embarazo, pero este daño es aún más serio durante los primeros meses. Existe un riesgo de que se desarrollen defectos de nacimiento relacionados con el consumo de alcohol entre los cuales se incluyen problemas de crecimiento, anormalidades faciales, y daño cerebral y del sistema nervioso.

UN RASTRO DE TRAGEDIA

page17-image01-alcohol-related-tragedy_es_ES

El alcohol se ha cobrado la vida de muchos artistas con talento, músicos y escritores en las décadas pasadas. Estos son sólo algunos:

El exceso de alcohol llevó a la trágica muerte de John “Bonzo” Bonham, batería de Led Zeppelin, más conocido por su solo de batería en la pieza “Moby Dick”. Se le encontró muerto, asfixiado por su propio vómito después de una noche de excesos con la bebida, cuando estaba ensayando para su próxima gira.

Guitarrista de Def Leppard. Bebía en exceso, murió en su casa de Londres debido a una combinación letal de drogas y alcohol.

Músico estadounidense y batería de The Byrds. Falleció de un problema hepático después de tres décadas de consumo habitual de alcohol.

Vocalista de rock escocés y cantante de Sweet. Su problema con el alcohol provocó que dejara la banda en 1978; años después se reintegró nuevamente pero su problema con la bebida había dañado su salud y murió a causa de un trastorno hepático en 1997.

Actor británico conocido por sus papeles en ¡Oliver!, Mujeres Enamoradas, Los Tres Mosqueteros y Gladiador. Falleció de un repentino ataque al corazón durante un descanso en la filmación de:Gladiador. Se encontraba muy intoxicado tras haber consumido 3 botellas de ron, 8 botellas de cerveza y una gran cantidad de whiskys dobles.

ALCOHOL: UNA BREVE HISTORIA

page18-image01-alcohol-history-early-egyptian-fermented-beverages_es_ES

Los cereales fermentados, el jugo de frutas y la miel, se han utilizado durante miles de años para fabricar alcohol (alcohol etílico o etanol).

Las bebidas fermentadas existen desde los albores de la civilización egipcia, y existe evidencia de una bebida alcohólica primitiva en China alrededor del año 7000 a.C. En la India, una bebida alcohólica llamada sura, destilada del arroz, fue utilizada entre los años 3000 y 2000 a.C.

Los babilónicos adoraban a una diosa del vino tan antigua que data aproximadamente del año 2700 a.C. En Grecia, una de las primeras bebidas alcohólicas que ganó popularidad fue el aguamiel, una bebida fermentada hecha de miel y agua. La literatura griega está llena de advertencias contra los excesos de la bebida.

Diferentes civilizaciones nativas americanas desarrollaron bebidas alcohólicas durante la época precolombina, Una variedad de bebidas fermentadas de la región de los Andes, en Sudamérica, se hacían a base de maíz, uvas o manzanas y se le dio el nombre de “chicha”.

page19-image01-alcohol-history-widespread-alcoholism_es_ES

En el siglo XVI, las bebidas alcohólicas (conocidas como “espíritus”) se utilizaban ampliamente con propósitos curativos. A principios del siglo XVIII, el parlamento inglés aprobó una ley que fomentaba el uso de cereales para la destilación de “espíritus”. Estas bebidas alcohólicas, sumamente baratas, inundaron el mercado y llegaron a su punto más alto a mediados del siglo XVIII. En el Reino Unido, el consumo de ginebra alcanzó los 68 millones de litros y el alcoholismo se generalizó.

El siglo XIX trajo un cambio de actitud y una campaña antialcohólica empezó a promover el uso moderado del alcohol, algo que a la larga se convirtió en una prohibición total.

En 1920, en Estados Unidos se aprobó una ley que prohibía la fabricación, venta, importación y exportación de bebidas embriagantes. El comercio ilegal de alcohol se disparó y en 1933, la prohibición del alcohol se canceló.

Hoy en día, se estima que 15 millones de norteamericanos se ven afectados por el alcoholismo y un 40% de todas las muertes por accidentes automovilísticos en los Estados Unidos están relacionadas con el alcohol.